BIENVENIDOS A UN UNIVERSO DE EXTASIS Y PECADOS

Hola queridos lectores,

Este blog ha sido creado para todos los fanaticos de Siete Sirenas, aqui van a encontrar material de mi novela, imagenes de sirenas que he coleccionado de la web durante muchos años y novedades. Siete Sirenas-Vas a querer pecar es la historia de siete inocentes sirenas que han sido escogidas por el demonio para llegar a la tierra. Su mision: inducir a los humanos a pecar victimas de su propia debilidad. Cada sirena representa un pecado capital, Lusta es la lujuria, Envya es la envidia, Serya es la soberbia, Lagu es la gula, Avacia es la avaricia, Ayra es la ira y Lazya la pereza.

Espero que disfruten de esta historia de pecados, lujuria y amor que he escrito para compartir con todos ustedes.

lunes, 1 de junio de 2009

LUNA LLENA



El sol hacía rato que había desaparecido del cielo para cederle su puesto a su pálida amante. El frío me enredaba el cuerpo con sus gélidos dedos y acariciaba mi cabello con furia. Estaba perdida en el medio de ese bosque, donde el día era una bendición y la noche un incierto concierto de extraños sonidos que me arrebataban el aliento.

Ya no sabía hacia dónde dirigirme. Mis labios prácticamente sangraban de tanto gritar por ayuda, ayuda que evidentemente no me sería concedida.

Las fuerzas poco a poco me abandonaban, se iban alejando de mi ser como el rocío se aleja de las flores al amanecer. El sueño comenzaba a adueñarse de mis sentidos, sin embargo, temía rendirme ante su hechizo, no podría estar tranquila en ese sitio donde sentía que miles de ojos me espiaban sin piedad. De todas maneras, el cansancio fue más poderoso y mis ojos se cerraron.

No sé cuánto tiempo transcurrió ni me importa, lo que en verdad me hace estremecer, aún ahora, es el recuerdo de aquel cálido aliento sobre mi rostro y el extraño ruido que me hizo despertar.

Al abrir mis ojos, me encontré frente a frente con un lobo. Una criatura sublime, tan hermosa como peligrosa. Creí que iba a morir, grité tan fuerte que pensé que perdería la voz para siempre. La bestia ni se inmutó ante mi miedo, muy por el contrario, en su mirada había un brillo de satisfacción. Era como si disfrutara por completo de mi temor.

Me sentía muy impotente. No podía huir, ni siquiera moverme. Muy a mi pesar era esclava de aquel animal y él parecía gozar de su dominio. Absolutamente rendida, me recosté y nuevamente cerré los ojos. Esperaba con angustia el momento en que aquellos afilados colmillos se incrustaran en mi cuerpo para desgarrar mi carne, esperaba que aquella lengua se regocijara con mi sangre. Mi corazón palpitaba con frenesí dentro de mi pecho, sentía próximo el beso de la muerte. Pero antes de que las sombras cayeran sobre mi vida para siempre y el alma se me escapara, por algún misterioso designio mi vida fue perdonada.

Al abrir mis ojos la bestia ya no se encontraba. Vi su cuerpo alejándose despacio, siendo devorado por los árboles. Todavía no puedo comprender cuál fue el motivo, lo único que recuerdo es que en ese momento deseé seguirlo.

Me incorporé rápidamente y comencé a caminar. Le seguía los pasos muy de cerca. Ahora las cosas habían cambiado, el lobo se había convertido en mi presa.

Sentía algo muy extraño dentro de mí, una imperiosa necesidad de estar con el animal se había apoderado de mi espíritu. ¿Por qué quería seguirlo? ¿Acaso buscaba el final, el sabor de lo inerte? No lo sabía, no lo sé. Simplemente lo seguí.

Finalmente el lobo se adentró en una cueva. Fue ahí donde me detuve. Las dudas nublaron mi decisión, ya no sabía qué hacer. Volver ya no tenía sentido, continuar era un peligro. Y sin embargo entré aquel sitio con el corazón anhelante.

Caminé entre las sombras por un tiempo, con mucho cuidado. Las rocas me rasguñaron y delgados hilos de sangre humedecieron mis brazos. De repente, una luz me sorprendió. Una pequeña fogata ardía, acariciaba el aire con su calor.

El lobo se encontraba tendido cerca del fuego. Al sentir mi presencia alzó su cabeza y penetró su mirada en la mía. Ya no le temía, muy por el contrario, deseaba que se acercara a mí, quería tocarlo.

El lobo comenzó a aullar y me estremeció. Con paso lento y decidido se acercó hacia mí. Fue en ese preciso instante que la cosa más maravillosa que pudo haberme ocurrido, sucedió. La bestia dio comienzo a una inexplicable transformación. Su cuerpo comenzó a crecer, su piel a desaparecer. Sus terroríficas facciones dieron lugar a un rostro bellísimo, el rostro de un hombre.

El lobo, o debería decir, el ser humano más increíble que jamás haya conocido, se colocó de pie. Se acercó a mí y comenzó a olfatearme. Él ya no tenía la forma de un animal y sin embargo continuaba siéndolo.

Su nariz se paseaba por mi cuello despacio. Sus manos aprisionaron mis brazos con fuerza y nuevamente me miró. Mi pecho se movía agitado y todo mi ser temblaba de ansiedad y deseo.

El hombre decidió saborearme, la bestia quería amarme. Su deliciosa lengua se acercó a mis pezones y un gemido se escapó de lo más profundo de mi garganta. Pero aquel húmedo puñal no detuvo su camino, continuó descendiendo, hasta llegar al lugar que tanto lo esperaba, que desesperado lo llamaba.

El placer se filtró por cada fibra de mi ser y nada podía hacer para detener el fuego que ardía en mis venas, que corría como un manantial insaciable que lo único que deseaba era extinguirse.

Decidí yacer, ya no soportaba el castigo del deseo, quería sentir al animal, al hombre o lo que fuera, dentro de mí.

Mi anhelo fue cumplido, el hombre me penetró con fuerza, haciéndome gritar. Sus ojos no dejaban de mirarme un segundo, parecía satisfecho de verme sentir tanto placer, le fascinaba escucharme gemir.

Comenzó a moverse con violencia sobre mí, llegando a lo más profundo. Sus manos se cernían sobre mis pechos, mientras su lengua se enredaba con la mía. Mis uñas se enterraron en su espalda, ya no podía más. Mi respiración estaba fuera de control, creía que iba a desfallecer de tanto amar.

La bestia también comenzó a emitir unos gemidos un tanto salvajes. Me penetró con más fuerza que antes hasta que se derramó dentro de mi ser. Yo cerré los ojos y me dejé llevar por ese momento tan excelso, permitiendo que su semen envenenara mi alma.

El hombre me miró y estrechó mi mano entre la suya. A partir de aquel momento supe que le pertenecería para siempre.

Antes de que me diera cuenta, la transformación dio comienzo. Solté la mano que me sostenía dulcemente. El placer se había desvanecido, ahora sólo restaba dolor. Mi cuerpo se estremeció ante la punzante tortura que me había hecho su víctima. El lobo me miraba y sonreía. Su plan había funcionado y no había nada que pudiera hacer para escapar.

Mis manos se transformaron en garras ante mis atónitos ojos, los cerré y quebré el silencio de la noche con mi gritos. Luego de interminables momentos de angustia caí al suelo rendida, para luego despertar transformada en un lobo.

Y ahora mi amante y yo caminamos juntos, nos saciamos, nos amamos, entre estos enigmáticos bosques que un día hicieron que perdiera mi camino, para encontrar uno distinto, para despertar mis instintos. No me arrepiento de lo sucedido y si pudiera volver el tiempo atrás haría lo mismo, porque gracias a lo inevitable conocí al verdadero amor y aunque este no sea uno normal, hubiera sido peor no conocerlo jamás.

La luna está llena. Debo abandonar mis pensamientos, mi transformación comienza, el animal en mí una vez más despierta.

14 comentarios:

HYDRO dijo...

Bonito relato con final imprevisible.Un beso.

Adolfo Payés dijo...

Un encanto leerte, me quedo con tu esencia..escrita.

saludos fraternos
un abrazo

eva- lazarzamora dijo...

Linda animalizaciôn en el relato. Hombres lobos en transmutaciones de luna llena. Un amor humanizado, animal, llegando al placer animal de la bestia, que todos llevamos dentro.

Lindo relato, un beso.

Rous dijo...

Wow!!!!!!!!! es que tuuuu!!!1 escribes genial mis felicitaciones de verdad me encanto, tienes una manera de describir muy buena de verdad:d Saluditos satisfechos

Mª JOSE. dijo...

ME ENCANTA LA LUNA LLENA Y MI GUIA ESPIRITUAL ES UN LOBO...POR ELLO TU HISTORIA ME HA PARECIDO MARAVILLOSA.
ME SENTI IDENTIFICADA.
BESOS.MJ

Silvia dijo...

hola!genial...eres muy buena escribiendo...
valió la pena si conoció el Amor..
la luna llena enamora...
besotes!!!
silvia cloud

rakyatindonesia dijo...

hola .. tu blog es genial. + i como su entrada.

indo-online dijo...

hi this a nice article,interesting

Agnes EUFURICA y "M" dijo...

wow

veámos... seguiré leyendo

Laury dijo...

Hola, los relatos son exqisitos y fantásticos, tienen el poder de atraparte.Escribes muy bien.
Seguimos leyendo.
Laury.

ESPEJO DE MI ALMA dijo...

Un relato lindo con un final imredesible ..quise ver tu video de sirenas pero no me deja verlo ...besos y abrazos regresare ..espero tu visita cuando quieras

chocolate senXual y Crudo dijo...

su mecha marima, ta muy bien la historia, me viaje, me encanta el tema, seguro andaré por aqui

Carmen dijo...

Me encanta como escribes. Este último relato me iba atrapando, hasta que llegó el final, asombroso, pero precioso. Enhorabuena por tu blog. Esto sí es una obra de arte. Muchos besiños.

Don Juan de Marco dijo...

" Y mientras caminabamos por el bosque veía sus caderas temblar delante de mi ojos... no demoré en correr para montarla y undir toda mi esencia en ella, los aullidos se apoderaron de la oscuridad del bosque y fuimos amantes eternos convertidos en bestia hast la saciedad..."

Don Juan De Marco... sexo animal.

Datos personales

Mi foto
Bienvenidos a mi mar